Casa Vicens

Historia de la Casa Vicens

En 1878, Manel Vicens i Montaner, corredor de bolsa o propietario de una fábrica de cerámica –según las fuentes–, encargó a Gaudí el proyecto de una vivienda unifamiliar de veraneo en un solar situado en el límite occidental de la villa de Gracia, entonces un municipio independiente que distaba apenas un kilómetro y medio de Barcelona.

 

El arquitecto Antoni Gaudí, licenciado aquel mismo año, proyectó una construcción de estructura simple, aunque su volumetría compleja y su decoración abigarrada –con especial protagonismo de los azulejos– anticipaba, de manera intuitiva, los postulados estructurales y ornamentales que darían pie al modernismo catalán. Aunque Gaudí completó su proyecto en 1880, la obra de la Casa Vicens de Barcelona no empezó hasta 1883 y no finalizó hasta 1888 a causa de las dificultades económicas del señor Vicens.

 

En 1925, Antoni Jover Puig, propietario de la casa desde 1899, tanteó a Gaudí para que realizara un proyecto de ampliación a fin de convertir el inmueble en la primera residencia de la familia Jover. El artista, concentrado en la obra de la Sagrada Familia, no aceptó el ofrecimiento y recomendó a su colega Joan Baptista Serra de Martínez, quien proyectó una ampliación muy respetuosa con la obra original de Gaudí.

 

Un proyecto ecléctico y colorista

En la Casa Vicens, la primera obra de envergadura de Gaudí, la simplicidad constructiva contrasta con la exuberancia decorativa. En el plano estructural, Gaudí distribuye las cargas entre tres muros paralelos y se mantiene fiel a las líneas rectas en las divisiones interiores.

 

En lo formal, en cambio, el artista sorprende con un uso ecléctico de recursos de distinta época y procedencia y por la combinación imaginativa de materiales tradicionales y artes decorativas, rasgo consustancial al movimiento modernista que ya se apunta en esta obra. El gusto por los azulejos polícromos y las geometrías evocan a la arquitectura árabe. Y la abundancia de motivos naturalistas presentes en la Casa Vicens tiene su origen en el arte oriental.

 

Contraste de materiales

Balcón de la Casa Vicens, de Antoni Gaudí

Los postigos de la terraza son de estilo japonés

 

Gaudí ideó la Casa Vicens como una mezcla de estilos y materiales, según una de las tendencias dominantes en las últimas décadas del siglo XIX, genéricamente conocida como eclecticismo, que preconizaba la ruptura con el academicismo imperante hasta entonces y la recuperación de los estilos medievales europeos y de otras formas artísticas más exóticas, como el arte oriental y musulmán.

 

Para el proyecto de la Casa Vicens, Gaudí recurre a influencias árabes y mudéjares –dos estilos muy arraigados a la cultura española medieval– y las expresa en la fachada principal a través de la combinación de cuatro materiales muy distintos: la piedra como base de los muros, los azulejos como elemento cromático, la madera para los postigos de las ventanas y el hierro forjado para la confección de las verjas y las barandillas de la Casa Vicens.

 

El libro para descubrir la obra completa de Gaudí

Antoni Gaudí está considerado como uno de los arquitectos más importantes de la historia. Un avanzado a su época que creó un lenguaje artístico inimitable, inspirado en la naturaleza.

 

Este libro Gaudí Obra Completa incluye más de 180 fotografías de gran calidad, que recorren con detalle todas las obras creadas por Gaudí a lo largo de su vida. Desde monumentos emblemáticos como la Sagrada Familia hasta obras poco conocidas pero igualmente sorprendentes.

 

Editado por Dosde, el libro contiene un gran volumen de información y curiosidades para disfrutar de las obras del genial arquitecto y conocer su simbología.

Libro Obra Completa de Antoni Gaudí, Dosde Editorial

Email to someoneShare on FacebookTweet about this on Twitter