Libros sobre la Sagrada Familia

6 Artículo(s)

  • Basílica de la Sagrada Familia

    Idiomas:

    • Español
    • Inglés
    • Francés
    • Italiano
    • Alemán
    • Japonés
    • Ruso
    • Chino
    • Catalán
  • Basilica De La Sagrada Familia

    Idiomas:

    • Español
    • Inglés
    • Francés
    • Italiano
    • Alemán
    • Japonés
    • Ruso
    • Chino
    • Catalán
  • Basílica De La Sagrada Familia

    Idiomas:

    • Español
    • Inglés
    • Francés
    • Italiano
    • Alemán
    • Japonés
    • Ruso
    • Chino
  • Basílica De La Sagrada Familia

    Idiomas:

    • Español
    • Inglés
    • Francés
    • Italiano
    • Alemán
    • Japonés
    • Ruso
    • Chino
  • Cine De Dedo, Sagrada Familia Torres

    Idiomas:

    • Español
    • Inglés
    • Español + Inglés
    Ver los detalles

    Precio regular: 6,95 $

    Special Price 3,00 $

  • Cine De Dedo, Sagrada Familia Fachada

    Idiomas:

    • Español
    • Inglés
    • Español + Inglés
    Ver los detalles

    Precio regular: 6,95 $

    Special Price 3,00 $

Que encontrarás en estos libros

Libros sobre la Sagrada Familia

Icono universal de la ciudad de Barcelona, la basílica de la Sagrada Familia es la obra más importante y ambiciosa de Antoni Gaudí, considerado uno de los mayores exponentes de la arquitectura modernista catalana. Profundo conocedor de la liturgia cristiana, Gaudí dedicó 43 años de su vida a la construcción del templo, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2005 debido a su gran valor artístico y simbólico.

 

Estos libros de la Sagrada Familia permiten acercarse desde una nueva perspectiva al templo diseñado por Gaudí, un hito de la historia de la arquitectura que despierta admiración en todo el mundo. A través de ellos se puede descubrir el origen y significado de este conjunto arquitectónico de diseño monumental, en donde cada elemento obedece a un complejo entramado simbólico.

 

 

La obra maestra de Gaudí

En la Sagrada Familia, Gaudí se propuso superar las limitaciones del gótico con el fin de crear el templo perfecto, incorporando a la estructura del edificio revolucionarias soluciones arquitectónicas inspiradas en la naturaleza. Concebido como un vínculo simbólico entre la tierra y el cielo, el templo acabaría reuniendo todas las innovaciones constructivas que el arquitecto de la Sagrada Familia fue desarrollando a lo largo de su dilatada carrera.

 

 

La historia del templo

Tal y como relatan los libros de la Sagrada Familia de Gaudí publicados por Dosde, en 1882, cuando empezó a construirse la Sagrada Familia, el arquitecto del templo era Francisco de Paula del Villar, quien diseñó un edificio de estilo neogótico de acuerdo con las tendencias historicistas de la época. Un año después del inicio de las obras, con la llegada de Gaudí, el proyecto cambió completamente y la historia de la Sagrada Familia dio un giro radical.

 

En lugar de seguir el modelo de su predecesor, Gaudí se propuso levantar una edificación de enormes dimensiones sobre una planta de cruz latina de cinco naves. El templo diseñado por el arquitecto estaba coronado por 12 campanarios y seis cimborrios, el mayor de los cuales debía alcanzar los 172,5 metros de altura, y se comunicaba con el exterior a través de tres fachadas de carácter alegórico: la del Nacimiento y la de la Pasión, situadas a ambos lados del transepto, y la de la Gloria, la mayor y más monumental del conjunto, ubicada en el inicio de las naves.

 

Con su nuevo diseño, Gaudí ambicionaba convertir la Sagrada Familia en un vínculo entre el plano terrenal y el celestial, recuperando así el ansia de verticalidad de las grandes catedrales de las Edad Media. De acuerdo con el plan trazado por el arquitecto, el templo tenía que elevarse sobre todas las construcciones civiles de Barcelona, pero a la vez no debía competir con la obra de Dios. Por ello, Gaudí evitó que el cimborrio más alto, dedicado a Jesucristo, superara a la montaña barcelonesa de Montjuïc. Ésa es una de las curiosidades de la Sagrada Familia, un templo que oculta numerosos secretos.

 

Gaudí no pudo ver concluida la Sagrada Familia, ya que murió en 1926, cuando únicamente se había levantado una de las fachadas, pero confiaba en que sus ideas orientarían a los encargados de continuar el proyecto. De hecho, el propio arquitecto aseguró en vida que era consciente de que su proyecto tardaría varias generaciones en completarse, ya que él veía la basílica de la Sagrada Familia como una continuación de las grandes catedrales de la Edad Media, obras colectivas que, debido a su enorme complejidad, podían prolongarse durante más de un siglo.

  

 

El simbolismo de la Sagrada Familia

Indisociable de la figura de Gaudí, la historia de la Sagrada Familia es también la del cristianismo, ya que el arquitecto imaginó el templo como una Biblia de piedra. De hecho, tal y como revelan los libros de la Sagrada Familia, cada fachada del templo está dedicada a las etapas más trascendentales de la vida de Jesucristo: el nacimiento, la pasión y la gloria. Por su parte, el interior de la Sagrada Familia está consagrado a la exaltación de la Iglesia universal. Asimismo, las columnas de la Sagrada Familia generan un ambiente propicio para el recogimiento y la meditación, convirtiendo el templo en un gran bosque místico.

 

Este complejo programa simbólico, que aparece detallado en los libros de la Sagrada Familia editados por Dosde, revela los sólidos conocimientos religiosos adquiridos por Gaudí, quien, movido por sus ansias de perfección, con el paso de los años se convirtió en un experto en temas litúrgicos. De esa forma, el arquitecto logró realizar lo que durante siglos no habían conseguido los arquitectos que le precedieron: diseñar un templo perfecto, completamente adaptado a las necesidades del culto, en el que los elementos arquitectónicos y escultóricos se aunaran para vehicular el mensaje religioso.