Libros de Pablo Picasso

3 Artículo(s)

  • Picasso

    Idiomas:

    • Español
    • Inglés
    • Francés
    • Italiano
    • Alemán
    • Japonés
    • Ruso
    • Chino
    • Portugués

    Edición Visual

    Picasso

  • Biografía Ilustrada de Pablo Picasso

    Idiomas:

    • Español
    • Inglés
    • Francés
    • Italiano
    • Alemán
    • Chino
  • Picasso

    Idiomas:

    • Español
    • Inglés
    • Francés
    • Italiano
    • Alemán
    • Chino

    Edición Visual

    Picasso

Que encontrarás en estos libros

Libros sobre Picasso

Convertido en un icono de la modernidad, Pablo Picasso está hoy considerado como uno de los artistas más influyentes de la historia. El pintor superó todas las convenciones culturales de su tiempo, estableciendo el rumbo de las artes plásticas a través de nuevas formas de expresión como el cubismo. A esa capacidad de innovación creativa, Picasso sumó una personalidad magnética, que le llevó a erigirse en una celebridad admirada en todo el mundo.

 

Estos libros de Picasso permiten conocer la vida y obra de este referente ineludible de la pintura moderna, cuyas revolucionarias ideas plásticas han influenciado a varias generaciones de artistas. A través de sus páginas se puede seguir la trayectoria de un pintor en constante evolución, autor de obras como Les Demoiselles d'Avignon y el Guernica, que con el paso del tiempo se han convertido en auténticos iconos del siglo XX.

 

 

Biografía de Picasso

Los libros de biografías dedicados a Picasso evidencian el interés que suscita el pintor más allá de sus logros artísticos. En paralelo a su actividad creativa, Picasso tuvo una vida tan intensa como apasionante, marcada por las complejas relaciones que mantuvo con su entorno familiar y su círculo de amistades y por su implicación en algunos de los episodios históricos más trascendentales del siglo XX, como la Segunda Guerra Mundial. Esas vivencias quedaron reflejadas en muchas de las obras de Picasso, herramientas clave para comprender la personalidad de un artista irrepetible.

 

Tal y como se relata en la biografía de Pablo Picasso editada por Dosde, el artista nació en Málaga el 25 de octubre de 1881, y, tras pasar una temporada en La Coruña, en 1895 se mudó con su familia a Barcelona, la ciudad en la que el pintor descubrió el mundo bohemio y las últimas tendencias artísticas surgidas en el norte de Europa.

 

En 1900 el artista viajaría por primera vez a París, la capital mundial de la cultura, donde se estableció de forma definitiva pocos años después con el fin de abrirse paso en el competitivo mercado del arte francés. En París, Picasso alcanzaría la fama mundial y conocería a algunos de sus mejores amigos, como los poetas Max Jacob y Guillaume Apollinaire, pero también vivió turbulentas relaciones amorosas y episodios angustiosos, entre ellos dos guerras mundiales.

 

Ya en sus años de madurez, Picasso, ante las crecientes incomodidades derivadas de su fama y la imposibilidad de regresar a España por su compromiso político con los ideales comunistas, optó por refugiarse en el sur de Francia, donde halló la tranquilidad necesaria para seguir trabajando.

 

Los libros de Picasso revelan que en esa época, el pintor seguía exhibiendo un gran vigor creativo, pese a que los medios de comunicación a menudo estaban más interesados en ahondar en los detalles de su vida personal que en sus méritos artísticos. De hecho, el artista malagueño siguió trabajando hasta su muerte en el pequeño municipio francés de Mougins en 1973, a los 91 años de edad.

 

 

La evolución de Picasso

Los libros de arte centrados en Picasso demuestran que el autor del Guernica fue un creador poliédrico, que siempre intentó huir de cualquier clasificación estilística que pudiera limitar su libertad artística. A lo largo de su carrera, el pintor no dudó en experimentar con diversas técnicas y lenguajes, absorbiendo las influencias más variadas con el fin de enriquecer su universo artístico. Esa curiosidad insaciable le llevó a convertirse en un artista total, capaz de trasladar con éxito sus ideas a cualquier medio.

 

Picasso ya demostró su talento en los inicios de su trayectoria artística, cuando todavía trabajaba bajo la supervisión de su padre, el pintor malagueño José Ruiz Blasco. Las obras de Picasso elaboradas en ese período demuestran que el artista fue capaz de asimilar rápidamente las técnicas de los grandes maestros y su progresiva evolución hacia un estilo más personal, influenciado en parte por el modernismo y el impresionismo.

 

El contacto con la escena bohemia llevó a Picasso a adentrarse en la denominada época azul, distinguida por el uso de colores fríos y personajes melancólicos. Posteriormente, Picasso evolucionó hacia la época rosa y, tras una crisis artística, inició una serie de experimentos plásticos que desembocaron en la creación de Las señoritas de Avignon y el inicio del cubismo, un estilo que supuso un punto de inflexión en la historia del arte.

 

En esta etapa, el pintor trabajó en estrecha colaboración con George Braque, cuyas aportaciones fueron tan decisivas como las de Picasso para la consolidación del cubismo, y elaboró los primeros collages artísticos de la historia, realizados con elementos de uso cotidiano como etiquetas de bebidas y recortes de periódico.

 

Como relatan estos libros de Picasso, cuando obtuvo el favor de la crítica y el público, el autor del Guernica siguió demostrando sus ansias de superación. El pintor renovó constantemente su estilo hasta el final de sus días, incorporando a su obra recursos propios del clasicismo, el surrealismo y el expresionismo. Al mismo tiempo, Picasso alternó la pintura con la escultura, el grabado, la cerámica, el teatro y la poesía, entre otras disciplinas que le permitieron canalizar sus revolucionarias ideas.