Biografía Ilustrada de Antoni Gaudí

Biografía ilustrada de Antoni Gaudí

VOLVER

Sobre el libro Biografía de Gaudí

Esta biografía de Antoni Gaudí descubre los episodios más destacados de la trayectoria vital y profesional del arquitecto. A través de sus páginas, el lector podrá ahondar en los éxitos, las penurias y los secretos de una figura a menudo incomprendida, dotada de una creatividad y una imaginación desbordantes.

Este libro editado por Dosde constituye la primera biografía ilustrada de Gaudí que existe en el mercado. Tras un gran trabajo de documentación fotográfica, realizado durante más de un año, el resultado es una de las biografías de Gaudí más completas tanto a nivel informativo como visual, que retrata al detalle la vida del genial arquitecto.

El libro contiene más de 150 imágenes históricas de la vida de Gaudí, e incluye ilustraciones, datos sobre la época y bocetos originales de sus creaciones.

En orden cronológico, el libro realiza un pormenorizado análisis de la biografía de Gaudí, su trayectoria, su estilo arquitectónico y las obras que lo encumbraron como arquitecto reconocido en todo el mundo.

Por su carácter divulgativo y por el trabajo de documentación fotográfica, este libro permite descubrir la vida de Gaudí de una forma tan amena como exhaustiva, ofreciendo un acercamiento privilegiado a la trayectoria de este arquitecto genial.

Edición Visual

Biografía Ilustrada de Antoni Gaudí

  • Incluye contenido digital exclusivo
  • Hecho con papel que respeta el medio ambiente
  • Multilenguaje: Publicado en 8 idiomas
  • Más de 150 fotografías históricas

Sobre el libro Biografía de Gaudí

Esta biografía de Antoni Gaudí descubre los episodios más destacados de la trayectoria vital y profesional del arquitecto. A través de sus páginas, el lector podrá ahondar en los éxitos, las penurias y los secretos de una figura a menudo incomprendida, dotada de una creatividad y una imaginación desbordantes.

Este libro editado por Dosde constituye la primera biografía ilustrada de Gaudí que existe en el mercado. Tras un gran trabajo de documentación fotográfica, realizado durante más de un año, el resultado es una de las biografías de Gaudí más completas tanto a nivel informativo como visual, que retrata al detalle la vida del genial arquitecto.

El libro contiene más de 150 imágenes históricas de la vida de Gaudí, e incluye ilustraciones, datos sobre la época y bocetos originales de sus creaciones.

En orden cronológico, el libro realiza un pormenorizado análisis de la biografía de Gaudí, su trayectoria, su estilo arquitectónico y las obras que lo encumbraron como arquitecto reconocido en todo el mundo.

Por su carácter divulgativo y por el trabajo de documentación fotográfica, este libro permite descubrir la vida de Gaudí de una forma tan amena como exhaustiva, ofreciendo un acercamiento privilegiado a la trayectoria de este arquitecto genial.

Videos Biografía Ilustrada de Antoni Gaudí

Opiniones de los lectores
(5)

VOLVER

Opiniones
(5)

Antonino Privitera (Italia)
Antonino Privitera (Italia)
El contenido me pareció de gran calidad, es un libro muy completo
Carole Bruyere (Francia)
Carole Bruyere (Francia)
Muy recomendable, desde luego. La información está hecha con mucho detalle, es rigurosa y es un libro de mucha calidad.
Cory Hansen (EEUU)
Cory Hansen (EEUU)
Muy buen libro, merece la pena comprarlo.
Susan Freeman (EEUU)
Susan Freeman (EEUU)
Totalmente recomendable.
Laura Parker (Reino Unido)
Laura Parker (Reino Unido)
Muy buenos libros, para conocer de forma completa a Gaudí y las obras que hizo

Opiniones de los lectores
(5)

Antonino Privitera (Italia)
Antonino Privitera (Italia)
El contenido me pareció de gran calidad, es un libro muy completo
Carole Bruyere (Francia)
Carole Bruyere (Francia)
Muy recomendable, desde luego. La información está hecha con mucho detalle, es rigurosa y es un libro de mucha calidad.

Información adicional

  • Información adicional
  • Subtitle: Biografía ilustrada de Antoni Gaudí
  • Peso (g): 515
  • Encuadernación: Rústica
  • Tamaño (cm): 16,5 x 20,5
  • Autor: Dosde
  • Páginas: 160
  • Edición: Edición Visual
  • idioma
  • Catalán
  • Español
  • Inglés
  • Francés
  • Italiano
  • Alemán
  • Japonés
  • Chino
  • isbn
  • 978-84-9103-071-3
  • 978-84-9103-064-5
  • 978-84-9103-065-2
  • 978-84-9103-066-9
  • 978-84-9103-067-6
  • 978-84-9103-068-3
  • 978-84-9103-069-0
  • 978-84-9103-070-6
  • código
  • 40-001-08
  • 40-001-00
  • 40-001-01
  • 40-001-02
  • 40-001-03
  • 40-001-04
  • 40-001-05
  • 40-001-07

Biografía de Gaudí

Considerado uno de los arquitectos más influyentes de la historia, Antoni Gaudí fue un personaje tan controvertido como enigmático. Autor de obras universales como la Sagrada Familia, el Park Güell, la Casa Batlló y La Pedrera, el arquitecto catalán experimentó a lo largo de su vida todo tipo de situaciones que acabaron marcando su evolución personal.

Nacido en el seno de una humilde familia de artesanos, Gaudí se acabó convirtiendo en uno de los grandes referentes de la arquitectura modernista gracias a su fuerte personalidad. Su perseverancia no sólo le permitió superar las limitaciones técnicas de la época y desarrollar un estilo propio, sino también enfrentarse a adversidades como la enfermedad, el desamor o la muerte de sus seres queridos.

La infancia de Gaudí

Los primeros años de vida de Antoni Gaudí transcurrieron en la comarca del Baix Camp, una región del sur de Cataluña delimitada por cadenas montañosas y el litoral mediterráneo. Fue en ese territorio donde el artífice de la Sagrada Familia comenzó a desarrollar su sensibilidad estética y capacidad de observación, fruto en gran parte de la influencia de sus progenitores, Francesc Gaudí y Antònia Cornet, pertenecientes a familias humildes de larga tradición artesana.

El lugar exacto donde nació Gaudí ha sido objeto de numerosas controversias a lo largo de los años, aunque la mayoría de expertos creen que el arquitecto llegó al mundo en la ciudad Reus, el 25 de junio de 1852. A las pocas horas de nacer, Gaudí fue bautizado en la iglesia parroquial de Sant Pere de Reus, señal inequívoca de que su salud era delicada.

De hecho, Gaudí fue un niño enfermizo, con problemas de reumatismo que arrastró hasta sus últimos días. Debido a esa dolencia crónica, a menudo el pequeño Antoni se veía obligado a permanecer en la cama, incapaz de caminar, mientras sus hermanos se divertían jugando o ayudaban a sus padres.

Los Gaudí residían en un casa modesta ubicada en el centro de Reus. En la planta baja de la vivienda se encontraba el taller en el que trabajaba el padre de Gaudí. Ahí fabricaba las calderas de hierro y cobre que entonces utilizaban las familias para calentar el agua. También creaba piezas para las empresas dedicadas a la elaboración de bebidas alcohólicas, que tenían una presencia importante en Reus desde el siglo XVIII.

Gaudí y su familia se trasladaban con frecuencia a Riudoms, donde Francesc conservaba la casa y el taller del abuelo paterno del arquitecto –también calderero–, así como una finca llamada Mas de la Calderera, que se encontraba en las afueras del pueblo y disponía de varias parcelas destinadas al cultivo de productos hortofrutícolas y a la cría de animales de granja.

Ahí, Gaudí se distraía jugueteando con las gallinas y los insectos y estudiando la naturaleza, que, como aseguraría en la madurez, era su gran maestra.

Traslado a Barcelona

En otoño de 1868, con 16 años de edad, Gaudí abandonó su Reus natal rumbo a Barcelona. En Barcelona, el joven Antoni contaría con la compañía de su hermano, Francesc, que se disponía a iniciar la carrera de Medicina, todo un logro para el miembro de una humilde familia de caldereros que hasta entonces no había tenido contacto con el mundo universitario.

Con un presupuesto ajustado que apenas dejaba margen de elección, Antoni y Francesc optaron por instalarse en La Ribera, uno de los barrios más bulliciosos del casco antiguo.

En 1874 Gaudí fue aceptado en la Escuela de Arquitectura, cuyas clases tenían lugar en un edificio neomedieval de reciente construcción situado en la frontera entre el Raval y el Ensanche. Con el fin de adquirir experiencia y sufragar los gastos de la carrera, el arquitecto trabajó durante una temporada como delineante para Josep Fontserè.

Durante su etapa de estudiante, Gaudí también comenzó a trabajar para otros arquitectos consolidados, como Francisco de Paula del Villar y, sobre todo, Joan Martorell, quien en los siguientes años actuó como su guía y protector, desempeñando así un papel clave en la biografía de Gaudí.

El camino hacia el éxito

Tras superar los cuatro cursos de la carrera, el 15 de marzo de 1878 Gaudí obtuvo el título de arquitecto. No fue un trámite sencillo, ya que sus cualificaciones finales no contaron con la aprobación unánime de sus profesores. De hecho, el director de la Escuela de Arquitectura, Elies Rogent, aseguró que era incapaz de discernir si estaban concediéndole el título a un genio o a un loco. Este tipo de dudas sobre el talento del arquitecto serían una constante en la biografía de Gaudí.

En febrero de 1883, Gaudí presentó los planos de su primera gran obra, la Casa Vicens. Se trataba de una residencia de veraneo destinada a Manuel Vicens i Montaner, un fabricante de baldosas que había heredado de su madre un terreno en la villa de Gracia, entonces un municipio independiente situado en la periferia de Barcelona.

El diseño de la Casa Vicens presentaba similitudes con el de otro proyecto iniciado por Gaudí en 1883 en la localidad de Comillas: El Capricho, un edificio rebosante de alegría que transgredía las convenciones formales de la época mediante su mezcla de estilos arquitectónicos y su decoración colorista, que incluía alusiones a la música y la botánica.

También en 1883 Gaudí aceptó su encargo más trascendental: la construcción en Barcelona de un templo expiatorio dedicado a la Sagrada Familia. El arquitecto –que fue contratado para sustituir a Francisco de Paula del Villar, que había renunciado al proyecto por las restricciones presupuestarias– asumió el reto con entusiasmo.

El esplendor creativo

Durante el último cuarto del siglo XIX, los encargos al estudio de Gaudí se sucedieron a un ritmo frenético. El arquitecto reusense tenía muchas razones para sentirse optimista. Su popularidad no paraba de crecer y nada podía hacer pensar que su futuro fuera a empeorar.

Con el inicio de la construcción del templo de la Sagrada Familia y las obras impulsadas por su principal mecenas, el industrial Eusebi Güell, su estabilidad económica estaba asegurada por una larga temporada, mientras que el crecimiento urbanístico de Barcelona le garantizaba un horizonte próspero, con nuevos proyectos ligados a una burguesía que veía en la arquitectura una forma de expresar su pujanza.

En ese período, Gaudí proyectó en Barcelona el Palacio Güell, el Park Güell, el Colegio Teresiano y la Casa Calvet. Asimismo, el arquitecto diseño en la localidad costera del Garraf unas bodegas para Eusebi Güell, y viajó en varias ocasiones a la provincia de León para trabajar en el Palacio Espicopal de Astorga y la Casa Botines.

El siglo XX llegó cuando Gaudí inició su etapa de mayor esplendor creativo. El arquitecto se encontraba entonces en la plena madurez. Fue en esos años cuando la biografía de Gaudí quedó vinculada a grandes obras maestras de la arquitectura como La Pedrera-Casa Milá, la Casa Batlló y la cripta de la Colonia Güell, proyectos que evidenciaban la evolución estilística de su autor, cada vez más interesado por plasmar en su trabajo formas extraídas de la naturaleza.


Los años finales de la biografía de Gaudí

A partir de 1914, Gaudí se dedicó en exclusiva de la Sagrada Familia. El arquitecto, que se había hecho cargo de la dirección de las obras en sus inicios profesionales gracias a una serie de casualidades, hizo de la Sagrada Familia su testamento vital. Gaudí siempre había admirado a los maestros de obras medievales, artífices de grandes catedrales que desafiaban el paso del tiempo. Él quería ir más allá.

Se había propuesto crear el templo perfecto, una edificación de dimensiones colosales que reuniera las condiciones idóneas para el culto religioso y, al mismo tiempo, incorporara los recursos constructivos que había ido desarrollando a lo largo de su carrera para superar las limitaciones técnicas del gótico.

Gaudí se tomó con calma la construcción de la Sagrada Familia. Como él mismo decía, "el amo de la obra", Dios, no tenía "ninguna prisa". La finalización de la catedral de Barcelona se había demorado durante siglos, por lo que su templo, más complejo todavía, no se iba a edificar de un día para otro.

El arquitecto también se mostraba esperanzado respecto al futuro de la basílica. Aun así, Gaudí vio peligrar la continuidad del proyecto en diversas ocasiones.

Las obras se financiaban exclusivamente mediante las aportaciones de los fieles y cualquier descenso abrupto en las donaciones tenía consecuencias graves. El arquitecto no podía mantener un ritmo de trabajo regular. Ni tan siquiera su equipo de operarios era estable.

Cuando la situación económica del patronato del templo era crítica, se veía obligado a prescindir de decenas de trabajadores, sin saber cuándo los podría volver a contratar.

Cómo murió Gaudí

El 7 de junio de 1926, Gaudí, que estaba a punto de cumplir 74 años, siguió la rutina de cada lunes. Tras finalizar su jornada de trabajo en la Sagrada Familia, se dirigió hacia la iglesia de Sant Felip Neri. Cuando pasaban unos minutos de las seis de la tarde, llegó al cruce de las calles Bailén y Gran Vía, en el Ensanche. En ese instante fue arrollado por un tranvía.

Tras un primer reconocimiento médico, el arquitecto, que sufría una conmoción cerebral y tenía varias costillas rotas, fue trasladado al hospital de la Santa Creu, en el barrio del Raval. Tras horas de agonía, el jueves 10 de junio, a las cinco de la tarde, Gaudí murió.

El funeral, celebrado el 12 de junio, fue multitudinario. Gaudí fue enterrado en la cripta de la Sagrada Familia, en la capilla del Carmen. Así se consumó su unión definitiva a su proyecto más trascendental.