Park Güell

Una ciudad jardín proyectada como una utópica obra de arte

VOLVER

Sobre el libro Park Güell

Este libro sobre el Park Güell de Barcelona aborda la génesis y el proceso constructivo de esta obra maestra del modernismo, en la que Gaudí demostró toda su madurez creativa y profundos conocimientos técnicos para crear una de las manifestaciones artísticas más influyentes del siglo XX.

El libro editado por Dosde reúne en más de 280 fotos del Parque Güell en las que se muestran los rincones más característicos de esta ciudad-jardín. Asimismo, incluye infografías e ilustraciones en 3D realizadas en exclusiva con el fin de mostrar las particularidades arquitectónicas de los distintos espacios que conforman este conjunto excepcional, que se ha acabado convirtiendo en uno de los iconos más internacionales de la ciudad de Barcelona.

Organizado en ocho capítulos, este libro detalla tanto el contexto histórico del Park Güell como el significado de sus elementos más emblemáticos. De esta forma, ahonda en todas las facetas de la obra más utópica de Antoni Gaudí, un proyecto repleto de simbolismo en el que el genial arquitecto dejó constancia de sus principales obsesiones.

Se trata de un testimonio gráfico excepcional de uno de los grandes hitos de la historia de la arquitectura, que se puede complementar con los diversos libros de Gaudí y libros sobre Barcelona publicados por Dosde.

Edición Visual

Park Güell

  • Incluye contenido digital exclusivo
  • Hecho con papel que respeta el medio ambiente
  • Multilenguaje: Publicado en 8 idiomas
  • Más de 280 fotografías e ilustraciones 3D

Sobre el libro Park Güell

Este libro sobre el Park Güell de Barcelona aborda la génesis y el proceso constructivo de esta obra maestra del modernismo, en la que Gaudí demostró toda su madurez creativa y profundos conocimientos técnicos para crear una de las manifestaciones artísticas más influyentes del siglo XX.

El libro editado por Dosde reúne en más de 280 fotos del Parque Güell en las que se muestran los rincones más característicos de esta ciudad-jardín. Asimismo, incluye infografías e ilustraciones en 3D realizadas en exclusiva con el fin de mostrar las particularidades arquitectónicas de los distintos espacios que conforman este conjunto excepcional, que se ha acabado convirtiendo en uno de los iconos más internacionales de la ciudad de Barcelona.

Organizado en ocho capítulos, este libro detalla tanto el contexto histórico del Park Güell como el significado de sus elementos más emblemáticos. De esta forma, ahonda en todas las facetas de la obra más utópica de Antoni Gaudí, un proyecto repleto de simbolismo en el que el genial arquitecto dejó constancia de sus principales obsesiones.

Se trata de un testimonio gráfico excepcional de uno de los grandes hitos de la historia de la arquitectura, que se puede complementar con los diversos libros de Gaudí y libros sobre Barcelona publicados por Dosde.

Videos Park Güell

Opiniones de los lectores
(9)

VOLVER

Opiniones
(9)

Marietta Kontogianni (Grecia)
Marietta Kontogianni (Grecia)
El contenido me parece de mucha calidad. Además lo compré porque era pequeño y era fácil de llevar en mi maleta. Me gustan los libros cuadrados en este formato.
Sylvain Louvet (Francia)
Sylvain Louvet (Francia)
Me llamó la atención la calidad del contenido.
Anna Buson (Italia)
Anna Buson (Italia)
Las ilustraciones están muy bien hechas y me encantaron las fotos.
John Hay (Australia)
John Hay (Australia)
El libro cumplió lo prometido, me gustó mucho y profundiza mucho en el tema.
Milly Nik (Grecia)
Milly Nik (Grecia)
Me llamó la atención desde el primer momento y no me arrepiento de haberlo comprado.
Koen Delen (Holanda)
Koen Delen (Holanda)
Contenido de mucha calidad que trata el tema con gran detalle. Cumplió mis expectativas, era lo que necesitaba.
Son libros muy explicativos, visuales y de fácil comprensión para todos los públicos. Excelentes, gracias!
Guillermo Quadrio (Argentina)
Guillermo Quadrio (Argentina)
Un libro muy completo sobre el parque. Totalmente recomendable.
Pilar Blanco (España)
Pilar Blanco (España)
Información visual y de texto con mucha calidad

Opiniones de los lectores
(9)

Marietta Kontogianni (Grecia)
Marietta Kontogianni (Grecia)
El contenido me parece de mucha calidad. Además lo compré porque era pequeño y era fácil de llevar en mi maleta. Me gustan los libros cuadrados en este formato.
Sylvain Louvet (Francia)
Sylvain Louvet (Francia)
Me llamó la atención la calidad del contenido.

Información adicional

  • Información adicional
  • Subtitle: Una ciudad jardín proyectada como una utópica obra de arte
  • Peso (g): 470
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Tamaño (cm): 17,5 x 19,5
  • Autor: Dosde
  • Páginas: 144
  • Edición: Edición Visual
  • idioma
  • Español
  • Inglés
  • Francés
  • Italiano
  • Alemán
  • Japonés
  • Ruso
  • Chino
  • isbn
  • 978-84-15818-12-0
  • 978-84-15818-13-7
  • 978-84-15818-14-4
  • 978-84-15818-15-1
  • 978-84-15818-16-8
  • 978-84-15818-17-5
  • 978-84-15818-18-2
  • 978-84-15818-19-9
  • código
  • 20-014-00
  • 20-014-01
  • 20-014-02
  • 20-014-03
  • 20-014-04
  • 20-014-05
  • 20-014-06
  • 20-014-07

Historia del Park Güell

Las fotos del Parque Güell más actuales muestran un lugar repleto de vida y movimiento, que atrae a visitantes de todos los rincones del mundo, pero la historia de este espacio no siempre ha sido tan afortunada. De hecho, el recinto en realidad fue un ambicioso proyecto inmobiliario que acabó fracasando por la falta de inversores, tal y como se relata en la biografía de Gaudí, y sólo la intervención municipal permitiría conservar el espacio para las generaciones posteriores.

El proyecto de urbanización

Situado en la ladera de una colina de la zona alta de Barcelona, el Park Güell fue un encargo del influyente empresario Eusebi Güell, que colaboró estrechamente con Gaudí para definir los distintos aspectos del proyecto, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984.

Durante sus numerosas estancias en Inglaterra, Eusebi Güell había tenido noticia de nuevas experiencias urbanísticas encaminadas a ofrecer un entorno saludable a sus habitantes en una sociedad industrial marcada por la masificación, el ruido y la contaminación.

En 1899, Güell convocó a su amigo y arquitecto de confianza, Antoni Gaudí, para llevar a cabo en Barcelona un proyecto de estas características: una urbanización –el Park Güell– en medio de la naturaleza, dividida en 60 parcelas, dotada de zonas comunes para que los residentes disfrutaran de cierta autonomía y fundada en un sólido programa simbólico orientado a transmitir los valores del cristianismo y las tradiciones catalanas.

Sin embargo, las estrictas condiciones de venta de los solares y la ausencia de un programa específico de transporte público lastraron la promoción casi desde el principio. En 1914, coincidiendo con el inicio de la Primera Guerra Mundial, Güell decidió abandonar el proyecto, y en 1922, cuatro años después de la muerte del promotor, el Ayuntamiento de Barcelona adquirió el complejo a los herederos del industrial a fin de convertirlo en parque público.


El diseño del parque

Las fotos del Parque Güell revelan que los artífices del proyecto no dejaron ningún elemento al azar. Sobre las más de 17 hectáreas de las fincas adquiridas en la Muntanya Pelada, Gaudí y Güell diseñaron un recinto cerrado por un muro y con varios accesos, todos controlados, el principal de los cuales se encontraba en la parte más baja.

La idea de Güell era que Gaudí concibiera todas las zonas comunes, así como los caminos y senderos que comunican las distintas zonas del parque, algunos de los cuales ya existían anteriormente.

Promotor y arquitecto dividieron el terreno restante en 60 parcelas de superficie triangular, una configuración que permitía sacar más rendimiento al terreno en fuerte pendiente. A fin de garantizar el equilibrio deseado entre arquitectura y vegetación, solo se podía edificar sobre una sexta parte del área del solar.


Inspiración clásica

Tal y como detalla el libro dedicado a analizar la obra de Gaudí, el arquitecto solía recurrir al pasado o a las aficiones de sus clientes para personalizar las obras que proyectaba. En el diseño de algunos elementos del Park Güell, el artista emuló los Jardins de la Fontaine de Nimes, un parque planificado en el siglo XVIII alrededor de unas ruinas romanas en la ciudad francesa en la que Güell había cursado parte de sus estudios superiores.

Gaudí recurrió asimismo a la Antigüedad griega al inspirarse, también a instancias de Güell, en las ruinas del templo de Apolo en Delfos, construido, como el Park Güell, en la ladera de un monte, y símbolo del clasicismo, de la misma forma que el industrial deseaba convertir el parque en el emblema de la Renaixença catalana.

Las zonas comunes del parque

En la concepción de las zonas comunes del Park Güell, Antoni Gaudí diseñó un circuito monumental que empezaba en los pabellones del acceso principal y terminaba en el calvario del Turó de les Tres Creus, concentrando la mayor parte de las construcciones más significativas en el inicio de dicho itinerario.

Desde el primer momento, el arquitecto quiso que la parte baja de este conjunto estuviera dotada de una gran teatralidad, a fin de transmitir claramente al visitante la idea de que estaba entrando en un ámbito muy distinto a la ciudad. Entre todos estos elementos tan escenográficos, el más efectista es sin duda la escalinata que asciende del vestíbulo a las columnas del mercado, escenario de algunas de las fotos del Parque Güell más populares.

Mecenas y arquitecto jamás comentaron el significado de los simbolismos que dispusieron alrededor de esos 45 peldaños, omisión que ha alimentado durante más de un siglo todo tipo de conjeturas acerca de su significado, algunas avaladas por expertos y otras más forzadas, fruto de la desbordante imaginación con la que Gaudí proyectaba sus obras y del juego de enigmas con que el arquitecto desafió a la posteridad.

Las casas del Park Güell

Entre 1906 y 1918 vivieron en el Park Güell tres familias: la de Eusebi Güell, en la Casa Larrard, actual colegio Baldiri Reixac; la de Gaudí, en la casa muestra de la urbanización, hoy Casa Museo; y la del abogado Martí Trias, que se convirtió en el único cliente de la urbanización al adquirir dos parcelas y construir en ellas su residencia.

La casa piloto en la que vivió Gaudí fue edificada entre 1903 y 1904 a iniciativa de los constructores, puesto que Eusebi Güell, el promotor, había decidido no emprender las obras porque el fracaso del negocio inmobiliario era cada día más evidente.

Proyectada por Francesc Berenguer, discípulo y colaborador de Gaudí, la casa estuvo dos años a la venta, al tiempo que desempeñaba su función de vivienda-piloto. En 1906, ante la falta de ofertas de compra, Gaudí decidió invertir unos ahorros familiares para adquirirla y trasladarse a vivir en ella con su padre Francesc, su sobrina huérfana Rosa Egea y una asistenta. Desgraciadamente, Francesc Gaudí murió a las pocas semanas, suerte que también corrieron Rosa Egea en 1912 y Güell en 1918.

Ya sin familia y casi sin amigos vivos, el arquitecto acabó trasladándose al austero estudio que tenía en la Sagrada Familia en 1925, con lo que Trias y sus descendientes quedaron como únicos habitantes de la urbanización.